20 ene. 2012

Chistes, bromas y lenguaje común

Recientemente en Twitter compartí un enlace que hablaba sobre como, en los últimos 10 años, se incrementaron los casos de violaciones sexuales a mujeres en México. La violencia hacía la mujer no es un tema nuevo dentro de la estructura del patriarcado, existe desde hace varios siglos, pero ¿qué tanto lo reproducimos diariamente como sociedad? 

La violencia de género no solo se manifiesta en actos como los que describe la nota que mencione, lo hacemos día con día a través de nuestro lenguaje, a través de las bromas, chistes y el lenguaje común que utilizamos, por ejemplo, en nuestra sociedad estamos acostumbrados a hablar de las acciones y los actos que “ha hecho el hombre a lo largo de la historia” para referirnos a los avances de la “humanidad” en varios siglos, sin embargo, usar el termino hombre resulta dejar de lado a quienes, en la actualidad forman más del 50 % de la población mundial actual. Otro ejemplo de esto es pensar que hay acciones y comportamientos que no puede hacer o tener por el simple hecho de que “seas mujer” o que haya cosas que los hombres, como género no deberían de hacer porque son cosas de niñas, de viejas o de mujeres.

Nos han enseñado a vivir doblegando a otros desde estructuras de poder, basta con ser hombre, ser jefe de familia, tener un puesto que implique autoridad o, a veces, solo hacer algo diferentes, que implique ganar más dinero que el otro para decir que otra persona sería incapaz de entendernos o comprender las situaciones que nosotros vivimos, por ello es mucho más fácil hacerlas de lado, dejarlas excluidas para que no participen ni opinene en lo que uno hace o dice, así condicionamos, también, el conocimiento, como si la sabiduría solamente estuviera en una sola persona o en un cierto grupo. Si fueramos capaces de abrirnos y dejar de lado esa estructura sobe la cual ninguna opinión vale más que la de la persona que ostenta un poder o un status nos podríamos evitar no solo frases como las que ya mencione sino incluso actitudes de violencia que ocurren en nuestra sociedad, casi todas ellas enseñadas por la estructura patriarcal.

Las relaciones hombre mujer, a nivel sexual, están fuertemente ligadas a este tipo de comportamientos agresivos. El mejor ejemplo lo mencione anteriormente cuando comente como se realiza el apareamiento de algunos animales, donde el macho tiene que mostrar fuerza y presencia, en muchas ocasiones, de manera agresiva. Este modo de expresión, cuando se manifiesta en seres humanos, es muy fácil de caricaturizar y, obviamente, da pie a bromas. Ilustremos este ejemplo:


Tomado de www.heroeslocales.com

Como hombres no nos enseñan a acercarnos a la mujer de una manera que no sea instintiva, nos enseñan que nunca las comprenderemos, que son tan diferentes a nosotros que escomo si cada género se encontrará en un mundo aparte , continuamos reproduciendo estereotipos y figuras solo dan pie a que nuestra sociedad siga teniendo fuertes diferencias a nivel social. Pienso en el concepto de “propiedad privada” y recuerdo una película cuyo título es "La guerra del fuego" donde, a parte de hablar de como podría haber obtenido el fuego en la prehistoria, se puede ver como la relación entre un varón y una hembra comienza a cambiar a través de la sexualidad, pero también como el concepto de “propiedad” tambien cambia conforme desarrollamos el intelecto.

Lo que, en un principio, poseía la tribu se fue modificando, en la sociedad occidental, a ser lo que posee una persona que fue quien consiguió, creo u obtuvo algo o a alguien, situación que se ha reproducido desde que la esclavitud existe. El lenguaje nos ha servido para nombrar cosas que nos pertenecen. De algún modo es como tratamos de acercarnos al mundo, tratando de hacerlo nuestro, no comprendiendo que ya somos parte de él.

Buscamos, a través de nuestro lenguaje, hacer este mundo nuestro, crear nuestro futuro, nuestro destino, encontrar a nuestra pareja pero, sino lo logramos, entonces tenemos que encontrar la manera de imponernos ante ello para demostrarle a nuestro entorno, y demostrar a nosotros mismos, que somos capaces de hacerlo. Situación que, a nivel sexual hace que los casos de violencia sexual se repitan y reproduzcan; como lo mostré en la viñeta que coloque en esta entrada. Si ya te demostré que me interesas, deberías acceder a estar conmigo, “para eso soy hombre y tu una mujer”. Así de agresivos somos en nuestra sociedad, aunque la sexualidad es un tema tabú para la mayoría de nosotros, vivimos toda nuestra vida a partir de la sexualidad, por decirlo de algún modo, así como nos comportamos en la cama, nos comportamos en toda nuestra sociedad.

Por eso los hombres acostumbramos ser todos uno galanes, mostrar nuestra masculinidad, de un modo u otro, para atraer al sexo opuesto, necesitamos reafirmar la situación de poder en la que nos encontramos y cuando ese poder se pierde o lo tomamos de una manera agresiva y violenta o encontramos una nueva manera de interactuar.

Aunque muchos hombres no les guste necesitamos inclinarnos más por la segunda opción para encontrar la equidad de género que nos permita no solo cambiar nuestras relaciones hombre-mujer, aunque no lo veamos ahora, podríamos cambiar toda nuestra sociedad.

¿Qué otros ejemplos de agresión verbal consideras que existe en nuestra sociedad?

2 comentarios:

  1. No es imposible pero veo difícil que haya un cambio real en el modo de relacionarnos las mujeres y los hombres. Cuando el cortejo termina y la hembra (mujer) acepta al macho (hombre) y deciden casarse y vivir juntos es un símbolo inequívoco de que ella pasa a ser propiedad de él, y en todos los aspectos. La violencia sexual es muy común en el matrimonio y nunca se denuncia porque se supone que tu deber como esposa es cumplirle al esposo. Casi nunca he escuchado de hombres que le pregunten a sus esposas si desean o no tener intimidad, si se sienten bien o no. Se quejan continuamente de que a la mujer le da dolor de cabeza pero en muchos casos es cierto y en muchos otros efectivemente es pretexto para salvarse al menos por un día de una intromisión salvaje y totalmente insatisfactoria a la intimidad. La situación se agrava porque a las mujeres se nos enseña a no mostrar nuestra insatisfacción o en la mayoría de los casos conocemos tan poco nuestro cuerpo que no nos hemos permitido el explorarnos para saber que es lo que nos da placer, por lo que es imposible decirle al compañero qué es lo que nos gusta o disgusta. Con todo y eso es claramente distinguible la sensación de que te estan usando nada mas como un objeto. Un verdadero hombre ayuda a su pareja a descubrir su sexualidad en caso de que él sea mas experimentado, y si no es así entonces juntos la descubren. Ojalá y cada día haya mas de esos hombres que son los que necesitamos. Felicidades por tu blog, es bueno saber que hay personas del sexo masculino que desean aprender a ser verdaderos hombres.

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco el comentario. Si, hay muchas actitudes en nuestra sociedad que nos llevan a actuar de un modo en extremo machista y, por estar institucionalizado, hace que el lugar de la mujer sea minimizado desde el momento que adopta un rol u otro.

    Creo que puede haber un cambio, si, pero es paulatino, mientras no comencemos a tomar en consideración a ambos sexos como constructores de una sociedad, seguiremos manteniendo una sociedad inequitativa y las mujeres seguirán en un batalla contra la estructura social. Nos toca a los hombres buscar ese cambio y apoyar a las mujeres, Ojala y cada vez seamos más.

    Que tengas excelente fin de semana.

    ResponderEliminar