27 ene. 2012

Sueños, mentiras y secretos.


¿Le has mentido a tu pareja? A ella no se le tiene que contar todo lo que haces, ¿o si?

Tanto hombres como mujeres nos acostumbramos a decir y hacer cosas con tal de que nuestra pareja se sienta a gusto y estemos "bien" en nuestra relación.

Dicen que los hombres somos mucho más reservados en nuestra vida personal y, por lo mismo, no nos abrimos tanto en nuestra relación. Nos guardamos cosas, no expresamos todo lo que sentimos y no nos permitimos tener una buena comunicación en nuestra relación.

¿Hasta donde tenemos que contar nuestra vida, nuestros sueños y lo que hacemos en nuestra relación? Esto suele ser muy subjetivo, pero da pie a pensar en varios aspectos que, en ocasiones, nosotros los hombres no hacemos.

Cuando comenzamos una relación buscamos quedar "bien" con nuestra pareja, tratamos de complacerla y, si, muchas veces nos olvidamos de cosas que a nosotros nos interesan. El hombre pocas veces muestra sus intereses, por ejemplo deportivos, si lo llega a expresar es como algo que o ella no entiende o no comparte y se vuelve, así un mundo aparte en el que ella no participara y, la verdad, no tiene porque hacerlo; cuando hay respeto en una pareja aunque haya mucha química no se tiene que compartir todos los gustos de la pareja. Pero hay situaciones que no entran en esta categoría.

¿Qué tan fácil es decir que te gusta alguien más, o qué tienes una muy buena amiga con quien platicas muy seguido? Los celos no es algo que podamos controlar de nuestra pareja pero, conforme vamos conociendo nuestra relación, creamos un código de cosas, gustos y actos que podemos, y que no podemos, hacer o decir, tanto de manera explicita como implicita. Hay cosas que podemos decir y otras que no, algo muy natural en toda relación, pero estas situaciones se convierten en algo grave cuando mentimos acerca de como nos encontramos en nuestra relación.

¿Has mentido al decir que eres feliz en tu relación?

Puedes ser feliz y no sentirte a gusto ¿o a poco no te ha pasado que te quedas con una persona esperando a que cambie alguna actitud que a ti no te gusta, solo porque esta enamorado de ti

Es parte de la costumbre que tenemos en nuestras relaciones, quedamos bien con nuestra pareja y nos olvidamos de los que nosotros queremos, así podemos ir dejando de lado nuestros intereses y poner por encima los de nuestra pareja, creando una vaga comunicación que nos impide decir cuando queremos hacer algo con lo que nuestra pareja no estará de acuerdo o no va a compartir, por lo que preferimos hacerlo a escondidas.

No solo se trata de situaciones extremas, como cuando el sexo se ha tornado aburrido o cuando otra persona nos comienza a interesar, va más allá. Por ejemplo, cuando tienes que dejar de hacer lo que tu soñaba porque tienes que cubrir los gastos de tu casa, pero imagina una situación aún más grave: cuando dices que eres feliz en tu relación pero, por dentro, hay mucha incomodidad, hay cosa que no te gustan, pero, como ya te acostumbraste, prefieres no decir.

Esto puede suceder, sobre todo, cuando tu relación ya tiene mucho tiempo de haber comenzado, entonces busca la manera de hacer cosas a escondidas porque no eres capaz de hablarlo con tu pareja, como si todo en la relación tuviera que ser perfecto. No existen la relaciones perfectas en cuanto a parámetros establecidos, puedes tener una perfecta relación de acuerdo a tus expectativas y de quien comparte tu vida contigo, ya sea como novix, esposx, amante, compañerx, etc; pero para lograrlo debes tener una excelente comunicación.

Muchas veces basta con tener espacios propios para que esto suceda, quizàs los hombres somos los que más necesitamos esto, al no ser tan "emocionales" necesitamos contar con espacio personal, pero que no sea a espaldas de nuestra pareja para no dar pie a situaciones de celos o de malas interpretaciones. El asunto es que no siempre somos capaces de expresarlo y es cuando buscamos a quien nos comprenda, nos saque de nuestra rutina y nos consuele de esa "mala mujer" con quien vivimos. Lo que nuestra que si, somos emocionales, pero no sabemos como expresarlo en pareja, parte de lo que nos ha enseñado la sociedad al n ser quienes expresamos nuestras emociones.

Es muy fácil hablar mal de la persona con quien vives, sobre todo si ya estas cansado y aburrido, pero es mucho más fácil platicarlo con ella, en lugar de buscar otra relación y llegar al patrón regular de "ahora-me-busco-a-otra-pero-no-dejo-a-mi-pareja".

Las mentiras no son la mejor manera de llevar nuestra relación, hay verdades que duelen, si, pero que son necesarias decir si queremos que nuestra relación pueda continuar estable. Aunque nuestra comunicación de pareja no sea algo que nos enseñan, necesitamos practicarlo, si podemos contar con el apoyo de quien amamos y que nos ama, entonces, podemos encontrar espacios para reconstruirnos y continuar lo que soñamos sin tener que ocultarlo.

¡Claro que siempre tendremos cosas que no contaremos! Nuestra relación no es nuestro diario de vida, pero lo que decimos y lo que no, será de acuerdo al contrato social que hemos realizado con nuestra pareja, casi siempre sin hablarlo.

¿Qué es lo que le ocultas a tu pareja? ¿Hasta donde le dices a tu pareja lo que quieres, sueñas e imaginas?


20 ene. 2012

Chistes, bromas y lenguaje común

Recientemente en Twitter compartí un enlace que hablaba sobre como, en los últimos 10 años, se incrementaron los casos de violaciones sexuales a mujeres en México. La violencia hacía la mujer no es un tema nuevo dentro de la estructura del patriarcado, existe desde hace varios siglos, pero ¿qué tanto lo reproducimos diariamente como sociedad? 

La violencia de género no solo se manifiesta en actos como los que describe la nota que mencione, lo hacemos día con día a través de nuestro lenguaje, a través de las bromas, chistes y el lenguaje común que utilizamos, por ejemplo, en nuestra sociedad estamos acostumbrados a hablar de las acciones y los actos que “ha hecho el hombre a lo largo de la historia” para referirnos a los avances de la “humanidad” en varios siglos, sin embargo, usar el termino hombre resulta dejar de lado a quienes, en la actualidad forman más del 50 % de la población mundial actual. Otro ejemplo de esto es pensar que hay acciones y comportamientos que no puede hacer o tener por el simple hecho de que “seas mujer” o que haya cosas que los hombres, como género no deberían de hacer porque son cosas de niñas, de viejas o de mujeres.

Nos han enseñado a vivir doblegando a otros desde estructuras de poder, basta con ser hombre, ser jefe de familia, tener un puesto que implique autoridad o, a veces, solo hacer algo diferentes, que implique ganar más dinero que el otro para decir que otra persona sería incapaz de entendernos o comprender las situaciones que nosotros vivimos, por ello es mucho más fácil hacerlas de lado, dejarlas excluidas para que no participen ni opinene en lo que uno hace o dice, así condicionamos, también, el conocimiento, como si la sabiduría solamente estuviera en una sola persona o en un cierto grupo. Si fueramos capaces de abrirnos y dejar de lado esa estructura sobe la cual ninguna opinión vale más que la de la persona que ostenta un poder o un status nos podríamos evitar no solo frases como las que ya mencione sino incluso actitudes de violencia que ocurren en nuestra sociedad, casi todas ellas enseñadas por la estructura patriarcal.

Las relaciones hombre mujer, a nivel sexual, están fuertemente ligadas a este tipo de comportamientos agresivos. El mejor ejemplo lo mencione anteriormente cuando comente como se realiza el apareamiento de algunos animales, donde el macho tiene que mostrar fuerza y presencia, en muchas ocasiones, de manera agresiva. Este modo de expresión, cuando se manifiesta en seres humanos, es muy fácil de caricaturizar y, obviamente, da pie a bromas. Ilustremos este ejemplo:


Tomado de www.heroeslocales.com

Como hombres no nos enseñan a acercarnos a la mujer de una manera que no sea instintiva, nos enseñan que nunca las comprenderemos, que son tan diferentes a nosotros que escomo si cada género se encontrará en un mundo aparte , continuamos reproduciendo estereotipos y figuras solo dan pie a que nuestra sociedad siga teniendo fuertes diferencias a nivel social. Pienso en el concepto de “propiedad privada” y recuerdo una película cuyo título es "La guerra del fuego" donde, a parte de hablar de como podría haber obtenido el fuego en la prehistoria, se puede ver como la relación entre un varón y una hembra comienza a cambiar a través de la sexualidad, pero también como el concepto de “propiedad” tambien cambia conforme desarrollamos el intelecto.

Lo que, en un principio, poseía la tribu se fue modificando, en la sociedad occidental, a ser lo que posee una persona que fue quien consiguió, creo u obtuvo algo o a alguien, situación que se ha reproducido desde que la esclavitud existe. El lenguaje nos ha servido para nombrar cosas que nos pertenecen. De algún modo es como tratamos de acercarnos al mundo, tratando de hacerlo nuestro, no comprendiendo que ya somos parte de él.

Buscamos, a través de nuestro lenguaje, hacer este mundo nuestro, crear nuestro futuro, nuestro destino, encontrar a nuestra pareja pero, sino lo logramos, entonces tenemos que encontrar la manera de imponernos ante ello para demostrarle a nuestro entorno, y demostrar a nosotros mismos, que somos capaces de hacerlo. Situación que, a nivel sexual hace que los casos de violencia sexual se repitan y reproduzcan; como lo mostré en la viñeta que coloque en esta entrada. Si ya te demostré que me interesas, deberías acceder a estar conmigo, “para eso soy hombre y tu una mujer”. Así de agresivos somos en nuestra sociedad, aunque la sexualidad es un tema tabú para la mayoría de nosotros, vivimos toda nuestra vida a partir de la sexualidad, por decirlo de algún modo, así como nos comportamos en la cama, nos comportamos en toda nuestra sociedad.

Por eso los hombres acostumbramos ser todos uno galanes, mostrar nuestra masculinidad, de un modo u otro, para atraer al sexo opuesto, necesitamos reafirmar la situación de poder en la que nos encontramos y cuando ese poder se pierde o lo tomamos de una manera agresiva y violenta o encontramos una nueva manera de interactuar.

Aunque muchos hombres no les guste necesitamos inclinarnos más por la segunda opción para encontrar la equidad de género que nos permita no solo cambiar nuestras relaciones hombre-mujer, aunque no lo veamos ahora, podríamos cambiar toda nuestra sociedad.

¿Qué otros ejemplos de agresión verbal consideras que existe en nuestra sociedad?

13 ene. 2012

Bodas ceremonias y rituales


Después de una ausencia larga por trabajo y la realización de planes personales, estoy de regreso. Una de las razones que me hizo ausentarme fue que lleve a cabo una ceremonia de unión con mi pareja, de eso hablaré hoy.


Por segunda ocasión en mi vida lleve a cabo una ceremonia de unión de pareja. Nunca me he casado en los términos tradicionales que pudiéramos entender este concepto. Si, la primera vez llevé a cabo un matrimonio de carácter legal, me case por el civil, como diríamos comúnmente. Este ritual que hicimos en el registro civil fue poco ortodoxo, afortunadamente no escuchamos la epístola de Melchor Ocampo, supongo que es porque, en teoría, esta ya se debió de haber retirado de los registros civiles. Terminada la firma del acta correspondiente mi pareja y yo nos fuimos a cine a ver una película animada. No hubo comida, no hubo fiesta, al menos no en ese momento. Eso vendría después.

Recuerdo claramente mi relación con mi ex. Por la manera en que nos conocimos y por cómo se dieron las cosas para el ceremonial que tuvimos me siento afortunado de haberme casado con ella. Las cosas no funcionaron, por ello ya no seguimos juntos, esto lo ampliaré después, hoy se trata de hablar de el ceremonial y el ritual de unión de pareja. Entremos en materia.

La primera vez que me case lo hicimos por ceremonial, no la boda tradicional en iglesia, las razones fueron varias, por economía; otra porque, al menos yo, no quería seguir un ritual que diera pie a una relación poco equitativa. Si se analizará el concepto de varios rituales que están relacionados con las ceremonial tradicionales veríamos que, en la gran mayoría de ellos se pone de manifiesto que la figura del hombre será la que predomine en la relación. Estos rituales donde se pone un lazo que, literalmente ata a la pareja no es en ningún sentido equitativo ni corresponde a un trato igualitario cuando se habla de que la mujer tiene que servir y atender a su marido. Por el otro lado, el hombre debe de proveer y cuidar a su pareja, como si esta no tuviera la autonomía suficiente para llevar a cabo estas tareas. En realidad ninguno de estos esquemas hace algo que no vaya acorde a los roles de género que tenemos implantados en nuestra sociedad, de los roles ya hable en la colaboración que tuve en el blog de @ladelcabaret y en este mismo espacio cuando cuestione la figura de jefe de familia.

Recuerdo que dentro de los rituales que existe para llevar a cabo la unión de pareja existen algunos que hablan de la pureza y virginidad de la mujer, desde aquel donde el hombre tiene que romper una botella o una copa con el pie, si no mal recuerdo esto representa la ruptura del himen, es decir cuando la mujer pierde su virginidad. La costumbre más común que habla sobre la virginidad de la mujer es el uso del vestido blanco. Actualmente esto está cambiando, gracias a que, en nuestra sociedad, no necesitamos esperar a que nos casemos para poder tener relaciones, quien quiera hacerlo está en su libre derecho, aunque no sabe de lo que se pierde.

Regreso al ceremonial que hicimos mi ex y yo. Otra de las razones por la que elegimos este ceremonial fue los simbolismos que contenía. Se trataba de recordar todas nuestras relaciones anteriores, agradecerles, recibirlas como experiencias que nos llevan a ser nosotros mismos. Contenía simbolismos que son muy tradicionales, al hombre se le dan instrumentos de cazador y a la mujer instrumentos de cocina, se hace un ritual donde ambos tienen que alimentarse mutuamente, representando como se nutre la relación. Era algo muy simbólico, es un ritual de tradición nahua que se llama Amarre de tilma. Pueden encontrar muchas variantes de información en internet acerca de esta ceremonia, es muy bonita y significativa, la variante en realidad dependerá de quien la lleve a cabo, a mi me gusto el grupo que lo hizo y, como mi historia lo muestra, esto no garantiza que no se pueda separar uno de su pareja. ¿Existe una ceremonia de desamarre de tilma? Una pregunta que nos hicieron al termino del ritual y cuando sabían el modo en que nos habíamos “casado”; no, no existe un ritual así, aunque conozco una práctica que te puede dar la posibilidad de ayudar a cerrar una relación en un sentido simbólico para tu salud emocional y mental, la psicomagia. Pero de cierres y divorcios hablaré después, sigamos con la ceremonia de unión de pareja.

La última ceremonia que lleve a cabo consistió en un ritual inventado por nosotros. Reunimos características de diferentes ritos en distintas tradiciones, la nahua, la católica, la budista y colocamos elementos de Psicomagia y constelaciones familiares. Dice Alejandro Jodorowsky que no se necesita de usar un intermediario, el amor entre pareja es lo que hace que se casen. ¿Se necesita, entonces, en realidad llevar a cabo un ritual para conmemorar una unión? En realidad no, en nuestro caso lo hicimos, en primer lugar por recomendación de nuestra terapeuta. Hemos tenido algunas situaciones que nos han llevado a tomar terapia de pareja, razón que también me llevo a comenzar a escribir este blog, necesitábamos terminar de unirnos, además deseamos tener un hijo y, la visión de nuestra terapeuta, es que esto podía ayudar a consolidarnos.
Considero que los rituales de unión de pareja pueden ayudar a que se consolide una relación, algo muy similar a lo que sucede con los rituales de paso de la niñez a la adolescencia, a final de cuentas es algo simbólico. Nos es un ritual obligatorio pero si puede llegar a ser necesario, siempre y cuando no lo tomemos como parte de una presión social, porque los padres lo desean, porque debería de ser así. Por ejemplo, la primera vez que lleve a cabo un ceremonial así estaba por cambiar de residencia a otro estado, propuse una relación a distancia y mi pareja no lo acepto, entonces le propuse vivir juntos la condición fue casarnos, para que no hubiera problemas con lo que dijera o pensara su familia. Para mi ahora esto marco una diferencia entre una experiencia y otra, aunque ambas fueron grandes experiencias.

Conozco relaciones que no necesitaron realizar un ritual o un ceremonial para tener una estabilidad posiblemente realizaron algo simbólico que les ayudo a que esto sucediera de eso se tratan los rituales y ceremoniales, representaciones simbólicas que ayudan a cambiar nuestra vida.

¿Qué tipos de rituales o ceremonias de unión de pareja conocen? ¿Cuáles de ellos no son equitativos para uno o ambos sexos?