27 ene. 2012

Sueños, mentiras y secretos.


¿Le has mentido a tu pareja? A ella no se le tiene que contar todo lo que haces, ¿o si?

Tanto hombres como mujeres nos acostumbramos a decir y hacer cosas con tal de que nuestra pareja se sienta a gusto y estemos "bien" en nuestra relación.

Dicen que los hombres somos mucho más reservados en nuestra vida personal y, por lo mismo, no nos abrimos tanto en nuestra relación. Nos guardamos cosas, no expresamos todo lo que sentimos y no nos permitimos tener una buena comunicación en nuestra relación.

¿Hasta donde tenemos que contar nuestra vida, nuestros sueños y lo que hacemos en nuestra relación? Esto suele ser muy subjetivo, pero da pie a pensar en varios aspectos que, en ocasiones, nosotros los hombres no hacemos.

Cuando comenzamos una relación buscamos quedar "bien" con nuestra pareja, tratamos de complacerla y, si, muchas veces nos olvidamos de cosas que a nosotros nos interesan. El hombre pocas veces muestra sus intereses, por ejemplo deportivos, si lo llega a expresar es como algo que o ella no entiende o no comparte y se vuelve, así un mundo aparte en el que ella no participara y, la verdad, no tiene porque hacerlo; cuando hay respeto en una pareja aunque haya mucha química no se tiene que compartir todos los gustos de la pareja. Pero hay situaciones que no entran en esta categoría.

¿Qué tan fácil es decir que te gusta alguien más, o qué tienes una muy buena amiga con quien platicas muy seguido? Los celos no es algo que podamos controlar de nuestra pareja pero, conforme vamos conociendo nuestra relación, creamos un código de cosas, gustos y actos que podemos, y que no podemos, hacer o decir, tanto de manera explicita como implicita. Hay cosas que podemos decir y otras que no, algo muy natural en toda relación, pero estas situaciones se convierten en algo grave cuando mentimos acerca de como nos encontramos en nuestra relación.

¿Has mentido al decir que eres feliz en tu relación?

Puedes ser feliz y no sentirte a gusto ¿o a poco no te ha pasado que te quedas con una persona esperando a que cambie alguna actitud que a ti no te gusta, solo porque esta enamorado de ti

Es parte de la costumbre que tenemos en nuestras relaciones, quedamos bien con nuestra pareja y nos olvidamos de los que nosotros queremos, así podemos ir dejando de lado nuestros intereses y poner por encima los de nuestra pareja, creando una vaga comunicación que nos impide decir cuando queremos hacer algo con lo que nuestra pareja no estará de acuerdo o no va a compartir, por lo que preferimos hacerlo a escondidas.

No solo se trata de situaciones extremas, como cuando el sexo se ha tornado aburrido o cuando otra persona nos comienza a interesar, va más allá. Por ejemplo, cuando tienes que dejar de hacer lo que tu soñaba porque tienes que cubrir los gastos de tu casa, pero imagina una situación aún más grave: cuando dices que eres feliz en tu relación pero, por dentro, hay mucha incomodidad, hay cosa que no te gustan, pero, como ya te acostumbraste, prefieres no decir.

Esto puede suceder, sobre todo, cuando tu relación ya tiene mucho tiempo de haber comenzado, entonces busca la manera de hacer cosas a escondidas porque no eres capaz de hablarlo con tu pareja, como si todo en la relación tuviera que ser perfecto. No existen la relaciones perfectas en cuanto a parámetros establecidos, puedes tener una perfecta relación de acuerdo a tus expectativas y de quien comparte tu vida contigo, ya sea como novix, esposx, amante, compañerx, etc; pero para lograrlo debes tener una excelente comunicación.

Muchas veces basta con tener espacios propios para que esto suceda, quizàs los hombres somos los que más necesitamos esto, al no ser tan "emocionales" necesitamos contar con espacio personal, pero que no sea a espaldas de nuestra pareja para no dar pie a situaciones de celos o de malas interpretaciones. El asunto es que no siempre somos capaces de expresarlo y es cuando buscamos a quien nos comprenda, nos saque de nuestra rutina y nos consuele de esa "mala mujer" con quien vivimos. Lo que nuestra que si, somos emocionales, pero no sabemos como expresarlo en pareja, parte de lo que nos ha enseñado la sociedad al n ser quienes expresamos nuestras emociones.

Es muy fácil hablar mal de la persona con quien vives, sobre todo si ya estas cansado y aburrido, pero es mucho más fácil platicarlo con ella, en lugar de buscar otra relación y llegar al patrón regular de "ahora-me-busco-a-otra-pero-no-dejo-a-mi-pareja".

Las mentiras no son la mejor manera de llevar nuestra relación, hay verdades que duelen, si, pero que son necesarias decir si queremos que nuestra relación pueda continuar estable. Aunque nuestra comunicación de pareja no sea algo que nos enseñan, necesitamos practicarlo, si podemos contar con el apoyo de quien amamos y que nos ama, entonces, podemos encontrar espacios para reconstruirnos y continuar lo que soñamos sin tener que ocultarlo.

¡Claro que siempre tendremos cosas que no contaremos! Nuestra relación no es nuestro diario de vida, pero lo que decimos y lo que no, será de acuerdo al contrato social que hemos realizado con nuestra pareja, casi siempre sin hablarlo.

¿Qué es lo que le ocultas a tu pareja? ¿Hasta donde le dices a tu pareja lo que quieres, sueñas e imaginas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario